Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Alimentación

Kombucha: qué es esta saludable infusión y cómo se prepara en casa

El té de kombucha es una infusión fermentada que tiene increíbles propiedades curativas, y se puede hacer de forma fácil en casa.

Rocío Belén Suárez

Actualizada 13/11/2019

Alimentación

Kombucha: qué es esta saludable infusión y cómo se prepara en casa

El té de kombucha es una infusión fermentada que tiene increíbles propiedades curativas, y se puede hacer de forma fácil en casa.

Rocío Belén Suárez

A estas alturas posiblemente ya sepas que una de las mejores maneras de mantenerse saludables es cuidando mucho la alimentación. Y también es probable que hayas oído hablar de los beneficios para la salud que tienen los alimentos fermentados o probióticos.

Entre ellos, uno de los que está dando más que hablar actualmente es el té de kombucha, también llamado kombucha a secas.

Pero si vamos a decir la verdad, el nombre por sí solo no nos da muchas pistas acerca de su composición y beneficios…

¡Para eso está este post!

A continuación te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la Kombucha, cuáles son sus beneficios, cómo se prepara en casa y qué cuidados debes tener.

Qué es la Kombucha


Kombucha es una bebida fermentada, que naturalmente tiene un sabor ácido y refrescante. Esta bebida es también conocida como té de Kombucha, Kvass de Té, Hongo de Manchuria, y hongo de la inmortalidad.

Se le llama así porque la sustancia que permite la fermentación y, básicamente, la existencia del té de Kombucha es una especie de tortita gelatinosa que tiene el aspecto similar al de un hongo.

Sin embargo, no es técnicamente esto. En realidad se llama SCOBY por sus siglas en inglés (Symbiotic Culture of Bacteria and Yeast) y es, básicamente, un cultivo simbiótico de bacterias y levaduras.

Las bacterias y levaduras específicas en la kombucha son las que hacen que esta se comporte como lo hace, y las que producen la efervescencia y el sabor que esperamos en ella. Pero sobre todo, son las que dan a la kombucha sus gigantes beneficios para la salud.

Origen de la Kombucha

La verdad es que todavía no hay acuerdos respecto al origen exacto de esta infusión medicinal.

Algunos creen que su origen se puede ubicar en la China de los tiempos de dinastía Han, hacia el año 206 a. C.. Mientras, otros aseguran que se originó como un remedio natural en la medicina coreana antigua. También están quienes lo ubican en Rusia o en Japón.

Aunque el origen preciso quizá nunca quedará del todo claro, hay algo en lo que todo el mundo coincide: desde tiempos inmemoriales, esta infusión era usada como remedio natural. De hecho, se la ha considerado una bebida mágica.

Y si ha sido así a lo largo de los milenios, es porque sus propiedades medicinales son indiscutibles.

A continuación te contamos los principales beneficios de este té.

Beneficios de la Kombucha

Los beneficios de esta bebida son tantos que te sorprenderá saber que todavía no la estás consumiendo. Estos son los más interesantes:

  • Combate la gastritis

La gastritis es, en la mayoría de los casos, producida por una bacteria llamada H. pylori. El té de kombucha ayuda a eliminarla del organismo, siendo una bebida excelente para prevenir y curar la gastritis.

  • Previene infecciones intestinales

Como todo alimento probiótico, la kombucha ayuda a normalizar el funcionamiento de la flora intestinal, agregando bacterias “buenas” al organismo y ayudando a eliminar las malas. Por eso es una perfecta medicina para las infecciones intestinales.

  • Es detox

Por el mismo motivo, la kombucha ayuda a desintegrar la comida en moléculas más pequeñas para que los nutrientes puedan ser absorbidos con mayor facilidad por el cuerpo, mientras que favorece la eliminación de toxinas a través de heces y orina. Por eso, se la considera una bebida detox.

  • Ayuda a adelgazar

Como buen regulador de todo el sistema digestivo, la kombucha también ayuda a equilibrar el apetito. Puesto que lo que comemos nos nutre mejor, tendremos menos hambre y por lo tanto, esta bebida ayuda a bajar de peso.

  • Reduce el estrés

La kombucha también es rica en vitamina B. Esta ayuda a las funciones metabólicas del cuerpo, como el nivel de energía, salud cardíaca, utilización de carbohidratos, entre otras. A su vez, ello ayuda a reducir el estrés, la ansiedad y mejorar la memoria. También ayuda a dormir mejor y reduce el insomnio.

  • Mejora los síntomas menstruales

En cuanto a las mujeres, esta bebida ayuda a regularizar el sistema endócrino, lo cual permite reducir los síntomas del síndrome premenstrual y de la menopausia.

  • Fortalece el sistema inmunológico

Como toda bebida fermentada, el té de Kombucha aumenta la inmunidad del cuerpo, puesto que el sistema inmunológico depende directamente de la salud intestinal. Por eso, la kombucha ayuda a prevenir enfermedades.

  • Alivia los síntomas de la artritis

La kombucha contiene altos niveles de glucosamina, que es una sustancia que el cuerpo necesita para mantener articulaciones saludables. Por eso, la kombucha es especialmente recomendada para todos los problemas articulares, especialmente la artritis.

Cómo preparar té de Kombucha

Como dijimos al comienzo, lo mejor de esta bebida es que se puede hacer en casa. No es difícil pero, al ser fermentada, tendrás que tener un poco de paciencia.

Sin embargo, los resultados serán espectaculares.

  • Materiales para hacer té de Kombucha

♦ 1 SCOBY de kombucha
♦ 1 taza azúcar de caña
♦ 8 bolsas té se puede usar o negro o verde o una combinación de ambos
♦ 4 litros agua filtrada no clorada
♦ 1 taza de kombucha ya preparada.

  • Hacer Kombucha paso a paso

Lo primero que debes hacer es poner a hervir el agua en una olla grande. Una vez que llegue al punto de ebullición, retírala de la fuente de calor. Añádele el azúcar, revolviendo hasta que se disuelva completamente.

Luego, coloca las bolsitas de té dentro de la olla con el agua azucarada aún caliente. Deberás permitir que el té infusione durante unos 10 minutos, si usas té negro. En cambio, si usas té verde, déjalo por 5 minutos más o menos. Si usas una combinación de ambos, lo ideal es que estén en bolsitas separadas: de ese modo podrás quitar primero las verdes y dejar el té negro unos minutos más.

Una vez que retires las bolsitas, deja que el té se enfríe hasta llegar a temperatura ambiente.

Luego, añade el contenido de la olla a un recipiente de vidrio grande. Ahora debes agregar el líquido iniciador, que idealmente debe ser kombucha ya preparada. Es algo similar a lo que sucede con el yogurt.

En algunas preparaciones, se reemplaza el té de kombucha por una taza de vinagre de manzana, que tiene efectos similares, así que si no consigues Kombucha, puedes hacerlo con vinagre la primera vez. Pero cuando vayas a repetir la cocción, no olvides guardar un poco de líquido de la primera.

Finalmente, añade el SCOBY.

Cubre el recipiente de vidrio con un paño o algo que permita la circulación de aire sin dejar que entre el polvo y los insectos. Por ejemplo, un filtro de café es ideal.

Deja la mezcla en reposo durante una semana antes de probarla. Como en cualquier fermentación, la temperatura es importante. Lo ideal es que se mantenga siempre entre los 21 y los 27 grados. Sin embargo, es posible hacerla en otras temperaturas, teniendo en cuenta ciertas salvedades:

A temperaturas más frías, tarda más tiempo el proceso de fermentación. En este caso, para compensar, puedes echarle un poco más de kombucha a la mezcla incial.

A temperaturas más altas, la kombucha fermenta muy rápidamente y favorece las levaduras. El SCOBY es un cultivo simbiótica de bacterias y levaduras, y si la temperatura es demasiado alta, se pierde el equilibrio en favor de las levaduras y en detrimento de las bacterias.

Teniendo esto en cuenta, debes saber que a temperatura ideal, la bebida estará lista entre 7 y 10 días después, y eso depende un poco de tu gusto. Cuanto más días la dejes fermentar, más se irá perdiendo la dulzura.

Posiblemente descubrirás que se ha formado un nuevo SCOBY. Intenta no manipularlo demasiado mientras pruebas la preparación. Lo mejor es que uses un sorbete o una bombilla para probarlo, por si decides dejar fermentando un tiempo más.

Cuando la bebida esté en el punto que prefieres, entonces sí, retira el(los) SCOBY(s) y vierte el líquido en botellas de vidrio.

Puedes terminar el proceso allí, o bien hacer una segunda fermentación. Para ello, hay que cerrar las botellas herméticamente a temperatura ambiente.

Esto sirve especialmente si te gusta la bebida más carbonatada (es decir, con más gas natural). Si quieres una bebida todavía más carbonatada, agrega alguna fruta de tu agrado en la botella antes de la segunda fermentación.

Así, los azúcares de las frutas generarán más gas, y además tendrás una bebida saborizada.

Una vez que se haya alcanzado el nivel de carbonatación deseado, coloca las botellas de kombucha en la nevera para parar el proceso de fermentación.

Controla de vez en cuando las botellas, porque si tienen demasiado gas, la botella puede romperse.

Observaciones finales

En primer lugar, debes saber que en el proceso de fermentación de esta bebida, se produce hasta un 2% de alcohol. Aunque no es una cantidad excesiva, debe tenerse en cuenta. Está contraindicado su uso, entonces, en niños, mujeres embarazadas y alcohólicos en recuperación, o cualquier otra persona que por motivos personales o de salud no pueda tomar alcohol.

Por otra parte, si usas té negro en su elaboración no debes olvidar que su componente de teína puede no ser recomendado por las noches, especialmente si sufres insomnio.

Muchas personas comparan a la kombucha con el Kefir, y se preguntan si es recomendable consumir ambos. Aunque los dos son probióticos, sus propiedades son diferentes entre sí, así que pueden tomarse al mismo tiempo.

No debe reemplazar al agua. En cambio, es un excelente reemplazo para los refrescos u otras bebidas industriales. Sin embargo, no debe ser la base de tu hidratación, sino que debe tomarse como un complemento de la misma. Pero para hidratarte correctamente, debes tomar ocho vasos de agua al día.

¿Conocías esta bebida? ¿Te gustaría prepararla en casa?

Fuentes:

Kombucheria

TuSaude

Dieta Paleo


Otros

Salud

7 remedios caseros para cuidar el cabello y acabar con las puntas florecidas

¿Quieres tener un cabello increíble y libre de puntas florecidas? Anota estos remedios caseros que serán tu salvación.

Salud

¿Qué es la Kava? Para todo esto puedes utilizarla

La Kava es una planta usada desde la antigüedad por las culturas del océano océano pacífico. La ciencia ha comprobado algunas propiedades que la hacen valiosa para la medicina natural.

Alimentación

11 tés que queman tanta grasa en una hora como ir al gimnasio

Estos tés son tu mejor opción para iniciar el largo viaje a la pérdida de peso.

share