Alimentación

Cómo hacer queso en casa: receta rápida, rica y con pocos ingredientes

Sigue esta receta para preparar queso fresco en casa. Puedes usarlo para untar las tostadas del desayuno, en tartas o postres.

Natalia Rigazio

Actualizada 28/11/2019

Alimentación

Cómo hacer queso en casa: receta rápida, rica y con pocos ingredientes

Sigue esta receta para preparar queso fresco en casa. Puedes usarlo para untar las tostadas del desayuno, en tartas o postres.

Natalia Rigazio

Los mamíferos domésticos producen grandes cantidades de leche en poco tiempo. Tanta leche es imposible de consumir antes de que se torne mala, por lo que con el tiempo se desarrollaron técnicas para su conservación o para facilitar su transporte.

La mayoría de las maneras de preservarla se logran de una de dos formas diferentes: quitándole humedad, por deshidratación, o separando la parte proteica y grasa (cuajo) de la líquida (suero). De esta última, una de las más simples y rápidas es hacer un queso fresco, conocido como requesón o ricota.

Se lo llama queso fresco ya que se come en el momento o a los pocos días de hacerse. A diferencia de los quesos duros, no requiere de tiempo de estacionado. Esta receta es sencilla, sabrosa y lleva pocos ingredientes, ¡anímate a probarla!

Tostada con ricota

Para hacer queso, vamos a necesitar:

- 5 litros de leche (3% tenor graso o más).

- 250ml de jugo de limón recién exprimido.

- Sal fina a gusto.

- Olla con antiadherente, de hierro o losa, de por lo menos 6 litros de capacidad.

- Paño para hacer queso, o una tela de gasa de entramado fino.

- Espátula de madera.

- Un recipiente de por lo menos 6 litros.

Pasos a seguir:

1. En la olla, colocar la leche y llevar a fuego bajo hasta que rompa el hervor, revolviendo con la espátula para que no se queme el fondo. Una vez hervida, apagar el fuego, tapar y esperar a que se enfríe un poco.

2. Mezclar unas dos cucharadas de sal fina en la leche. Agregar el jugo de limón como un chorro fino, de forma constante, por toda la superficie de la leche. Revolver suavemente para que el jugo llegue a toda la leche por igual. Dejar reposar.

3. Pasados unos 20 minutos, hacer cortes con la espátula por la superficie de la mezcla, en forma de grilla. Cuando se ve un líquido transparente (suero) entre los cuadrados blancos (cuajo) es que está listo.

Hacer queso

4. Tomar el paño para hacer quesos, ponerlo dentro del recipiente de 6 litros y volcar el contenido de la olla en su interior, para separar el suero del cuajo como si fuera un colador.

5. Sujetar el paño por los extremos y, presionando, retirar el líquido excedente.

6. Abrir el paño. ¡Ya está listo tu queso fresco!

Disfrútalo en el momento o consérvalo en heladera en un recipiente cerrado por tres días. Se le pueden agregar especias, miel, nueces, pasas, ajo o aceite de oliva. Puede usarse en otras recetas como reemplazo de ricota o requesón. ¡Queda muy bien en una torta de queso! También lo puedes comer sobre tostadas para el desayuno, en ensaladas o en tartas de vegetales.

Prueba comerlo en una copa helada: pon un poco de granola casera, el queso fresco desmenuzado y un poco de miel con alguna fruta fresca. Es delicioso y una excelente forma de empezar el día con energía.

¡Que lo disfrutes!


Otros

Alimentación

Consejos para preparar viandas saludables para los niños

Te compartimos algunas ideas para que tus hijos aprendan a comer sano tanto dentro como fuera de casa.

Alimentación

Qué alimentos son mejores para ti según la alimentación ayurvédica

Según la medicina tradicional de la India, existen tres biotipos o "doshas". Para cada uno, hay un tipo de dieta específico. La clave son las especias y las hierbas.

Alimentación

Recetas fáciles con masa madre para resolver desayuno, merienda y cena

Se trata de un fermento natural y amigable con nuestro sistema digestivo. Aprende cómo usarlo en el día a día con estas sencillas preparaciones.

share