Actualmente, nos encontramos en una transición hacia lo sostenible para atender la crisis climática. Con ello, el modelo productivo y de consumo va cambiando lentamente hacia una economía circular.

[También te puede interesar 5 apps que ayudan al cuidado del ambiente y promueven la economía circular]

Cada vez vemos más propuestas para producir con el menor impacto posible. En paralelo, va cambiando el comportamiento del consumidor, cada vez más conscientes de su huella en el planeta.

¿Qué es exactamente la economía circular?

Se trata de un sistema económico y social, basado en soluciones que aprovechen al máximo cada recurso natural y su potencial, extendiendo su vida útil. La clave es producir evitando el desperdicio.

impacto ambiental

Para lograrlo, es importante cada una de las partes de este círculo: desde el uso de la materia prima, hasta los hábitos de consumo sostenibles. A diferencia de la economía lineal, la economía circular es un modelo que busca generar menos residuos y emisiones de CO2. Además, beneficia a la economía local.

¿Has oído hablar de las siete R? Rediseñar, Reducir, Reutilizar, Reparar, Renovar, Recuperar y Reciclar son las claves de este sistema más amigable con el planeta.

Algunos ejemplos de economía circular son la recuperación de textiles, el reacondicionamiento de aparatos electrónicos y la construcción ecológica. También la transformación de objetos para darles una funcionalidad diferente y evitar que sean desechados.

economía circular: 4 claves para implementarla

recicla-ropa

1. Da una segunda oportunidad a tu ropa

Recircula aquellas prendas que ya no utilices, ¡Quizás sean útiles para otra persona! Puedes intercambiar ropa, regalarla o donarla. No la tires: contribuye a extender su ciclo de vida. Al ir a comprar y renovar tu guardarropas, visita tiendas de segunda mano. Encontrarás prendas originales, en muy buen estado a precios accesibles.

2. Separa los residuos y llévalos a los puntos de recolección

Hacerlo evita que aquellos materiales que puedan ser útiles acaben en la basura, contaminando el planeta y desperdiciándose recursos. Separa el papel y cartón, el plástico, el vidrio, el metal y todos los residuos que puedan reciclarse, de la basura doméstica.

3. Compra local y elige los pequeños comercios

Al comprar a emprendedores, generas empleo y das la oportunidad a pequeños locales para crecer.

[También te puede interesar Descubre cómo puedes reducir fácilmente la cantidad de residuos en casa]

Apoyarás el crecimiento de la economía de tu ciudad, favoreciendo la producción local y reduciendo las emisiones derivadas del transporte.

4. Elige reparar antes que tirar

Si se estropea un electrodoméstico, tu teléfono celular o cualquier aparato electrónico, elige repararlo antes que tirarlo. Si se ha roto una prenda, cósela para extender su vida útil. Esta es una forma de prevenir su desperdicio y evitar la generación de nuevos residuos.

¡compártelo en tus redes sociales!