Mucha gente quiere saber: cuál es el regalo que la reina Isabel compra en un supermercado y reparte entre sus empleados. Este obsequio es realizado cada año, llevando una tarjeta de felicitación de la reina.

También te puede interesar: Bioferia Uruguay: Todo lo que tienes que saber sobre el evento más grande de sustentabilidad

Aproximadamente 1500 budines de navidad

Por otra parte, se dice que antes los compraba en la tienda Harrods. No obstante, ahora la tienda Tesco es su predilecta para esta compra. La gente comenta que la reina tiende a la austeridad en todas sus celebraciones.

Esta es una de las anécdotas que se hablan acerca de la Reina Isabel II y su personal. De hecho, se dice que es poco dada a gastar, que quizás pudiera ser más extensiva en sus obsequios. Pero ella mantiene una forma de ser.

Asimismo, se comentan ciertos detalles sobre la manera en que la monarca celebra las navidades. Al parecer, los criterios de austeridad no solo los endosa a sus trabajadores. También, son para ella misma y sus familiares.

Reina Isabel II de Reino Unido

Un antiguo cocinero contó detalles sobre las navidades palaciegas

Su nombre es Darren Mcgrady, quien contó que la soberana solo pide una cena asada en días de navidad. También, asiste a una misa y todo lo hacen en el comedor real. Asimismo, que los empleados tienen una reunión.

Primero, es la cena para la familia. Luego, para los más de cien trabajadores que laboran en el palacio. Solo se hace pavos tradicionales. También, se prepara algo especial en la guardería de los niños de los empleados.

En estas celebraciones se tiene en cuenta la lista de alimentos que la familia real tiene prohibido comer. Lo cierto es que sorprende que la monarca no sea más dispendiosa en los gastos de las diversas celebraciones.

Hay quienes critican el regalo de Navidad aprobado por Isabel II. Le llama la atención que se trate de un budín que cuesta 8 libras; lo cual equivale a casi diez dólares. No obstante, todo forma parte de la austeridad de su carácter.

Otras anécdotas navidades de la monarquía inglesa

Se dice que existe la costumbre de pesar a los invitados a palacio antes de entrar, en tiempo de Navidad. ¿La razón? Al parecer, es una suerte de broma: saber si suben mucho de peso en los tiempos de comer.

Sin embargo, quizás este año las cosas sean diferentes. Ahora ya no está el esposo de la monarca, Felipe. Por lo que quizás todo sea distinto. Se añade que el estado de salud de Isabel II se ha visto un tanto mermado.

También te puede interesar: Diseño pandémico: ¿Cómo concientizar a nuestra abuela?

¿Qué te parece el regalo navideño de los empleados del Palacio de Buckingham? Cada quien tiene su manera de obsequiar, de entender estas fechas de finales de año.

Fuente:

LA NACION