El amaranto es una de las comidas saludables y ricas que todos deberíamos incorporar en nuestra dieta. Se trata de una pequeña semilla que, por sus múltiples propiedades, aporta muchos beneficios para la salud de las personas. Sin embargo, el amaranto es mucho más que sus propiedades nutricionales, siendo un elemento clave de la cultura de los pueblos originarios.

Además de ser comida saludable y rica, es importante saber que el amaranto es un alimento endémico de México, que forma parte de la cultura de ese país desde los tiempos prehispánicos. Sin embargo, el correr de los milenios ha desconectado cada vez más a las personas de la tierra y de este tipo de alimentos tan importantes para las culturas latinoamericanas que nos precedieron.

Por ese motivo, recuperar el consumo del amaranto en la región, implica también un cambio cultural, que permite conectar con las raíces y recobrar parte de la sabiduría de los antiguos pobladores de estas tierras. En este sentido, se subraya la importancia de productores como Amarantos Mexiquenses, que buscan, a través de la producción consciente, orgánica, y con inclusión de género, volver a conectar con la tierra y la tradición.

amaranto

Amaranto: fuente de salud, alegría y tradición

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la proteína del amaranto es ideal para la alimentación humana. Es su composición nutricional la que lo ha convertido en uno de los 36 vegetales con mayor potencial alimenticio para las personas.

Se cree que el amaranto es uno de los cultivos más antiguos de la humanidad, ya que se han encontrado restos arqueológicos en tumbas de la región andina, que datan del año 4000 a.C. Los mayas, los incas y los aztecas fueron algunas de las culturas que más lo consumían, dedicando enormes extensiones de tierra a su cultivo.

A pesar de tratarse de un alimento tan importante para las culturas prehispánicas, los españoles lo prohibieron debido al uso que le daban en los ritos religiosos. Naturalmente, esto produjo la destrucción del balance de la dieta de los pueblos indígenas que habitaban la región.

35.jpg

Producción de amaranto sostenible y con perspectiva de género

Algunos productores de la zona de donde precisamente es endémico este alimento, al oriente del valle de México, buscan recuperar los valores culturales y de salud que tiene contiene el amaranto, de una forma sostenible y sin agroquímicos.

Además de ser productores que trabajan la tierra de una manera amigable con el medio ambiente, también destacan por su compromiso con las mujeres mexicanas. Esto es porque Amarantos Mexiquenses es una compañía que no solo promueve la inclusión de género, ya que 9 de cada 10 de las personas que trabajan en ella son mujeres, sino que también impulsa la activación de la economía de mujeres emprendedoras. De este modo, está contribuyendo a cambiar la vida de las mujeres mexicanas y sus familias.

Se trata de un modelo de negocio que pone a las mujeres en el centro, mientras que al mismo tiempo son importantes agentes de cambio en la reconciliación con la tierra. Es por ello que la comunidad fue reconocida con su distinción Guardianas del campo. Desde hace 19 años, Aires de Campo comenzó a trabajar con ellos, al inicio les vendían 4 cajas a la semana y hoy son 1,500 cajas a la semana.

comidas saludables y ricas

Todas las personas implicadas en Amarantos Mexiquenses comparten una visión de respeto y equidad con la naturaleza, y transfieren sus conocimientos para cuidar a la madre tierra que nos provee de los alimentos que nos dan vida. Se trata de una experiencia de trabajo de mujeres en comunidad y en unión con la tierra, que, a través de una fuente de trabajo que les permite tener una vida digna a ellas y a sus familias, pueden ofrecer una alternativa saludable a los niños mexicanos, a la vez que se recupera una importante parte de la tradición.

Este modelo productivo tiene un importante impacto a nivel social, cultural y económico, y entiende el rol clave que cumple la mujer emancipada en la vida económica de la comunidad, para incidir en la transición hacia un sistema económico más inclusivo. Por ese motivo, el emprendimiento Amarantos Mexiquenses de Aires de Campo es un gran ejemplo a seguir en inclusión financiera y apoyo a los emprendimientos de mujeres.

Amarantos Mexiquenses es una empresa sostenible que no solo cuida el suelo a través de sus técnicas de siembra y cosecha, sino que también cuida a sus trabajadoras y a los consumidores.

Beneficios y propiedades del amaranto

El amaranto provee una gran cantidad de beneficios y propiedades para la salud de las personas, siempre y cuando su producción sea respetuosa con la tierra que provee el alimento. A continuación, un listado con los 6 beneficios más importantes:

1. Aporte de energía sin gluten

A diferencia de otros cereales como el trigo, la cebada, el centeno, el triticale, y muchos más, el amaranto no tiene gluten. Además, por su composición con 59% de carbohidratos, es considerado una excelente fuente de energía. Estas características lo convierten en uno de los mejores aliados de las personas que sufren de celiaquía.

2. Mejora el rendimiento del cuerpo y la mente

Por su alto aporte de fibra vegetal, de carbohidratos complejos y de proteínas, el amaranto tiene un bajo índice glucémico y provee un suministro constante de glucosa al cerebro. Por eso, es un excelente alimento para los estudiantes, deportistas, y todos aquellos que realicen actividades de alto desgaste mental y físico.

En este aspecto, también puede resaltarse el hecho de que, debido a su bajo índice glucémico, también resulta un excelente alimento para aquellas personas que sufren de diabetes.

3. Alto contenido en fibra

El aporte de fibra del amaranto es mucho más elevado que el de otros cereales, siendo del 6,7%. De este modo, resulta un importante alimento para favorecer la motilidad y el cuidado de la flora intestinal

4. Fortalecimiento de los huesos

Debido a su importante aporte de fósforo, magnesio y calcio, el amaranto ayuda a proteger los huesos, siendo un gran aliado contra la osteoporosis. De este modo, resulta ser importante a la hora de cuidar el sistema óseo.

5. Prevención del sistema cardiovascular

Por sus propiedades, el amaranto contribuye a controlar los niveles de colesterol en sangre. También se caracteriza por ser un alimento rico en grasas, y por contar con un alto poder antioxidante, debido a sus compuestos fenólicos.

6. Prevención de cáncer de colon

El amaranto es una fuente vegetal de escualeno, que es una sustancia que suele extraerse del hígado del tiburón, por sus propiedades anticancerígenas. Además, se trata de una sustancia grasa con propiedades antioxidantes, que protege el intestino, el sistema circulatorio y la piel.

Si quieres probar el amaranto 100% orgánico, puedes encontrar los productos de Amarantos Mexiquenses fabricados con manos de mujeres mexicanas en la página web de Aires de Campo.