La mayoría de las personas ha visto o conoce el lazo rosa y el rol que cumple el mismo frente al movimiento contra el cáncer de mama. Sin embargo, aún en la actualidad, pese a que se habla mucho más sobre esta enfermedad un porcentaje de mujeres no realizan o cumplen de forma adecuada con sus controles.

¿Cuál es la importancia de la difusión de esta enfermedad? ¿Qué rol cumple el lazo rosa? ¿Por qué es necesario para las mujeres realizar los chequeos anuales? Conoce toda la información en el siguiente artículo.

El lazo rosa: origen de un símbolo

Como se dijo, el lazo rosa es el distintivo en el mundo de la lucha contra el cáncer de mama. En 1992 un grupo de mujeres definieron que la cinta de este color sería el símbolo de la campaña que se estaba realizando contra esta enfermedad. El color tenía que ver con que en ese entonces representaba a la mujer y contrarrestaba con la enfermedad: daba sensación de bienestar y salud.

A partir de allí, el lazo rosa se convirtió en el símbolo internacional sobre la lucha contra el cáncer de mama. El objetivo fue crear conciencia sobre la prevención, diagnóstico, cura y cuidados sobre esta enfermedad.

Incluso, más allá del lazo rosa, la Organización Mundial de la Salud (OMS) impulsó el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, que se celebra cada 19 de octubre, y tiene como objetivo, año a año, que cada vez más mujeres accedan a controles, diagnósticos y tratamientos. De allí que se diga que octubre es el mes contra el cáncer de mama.

Sin embargo, pese a los años que han pasado, aún al día de hoy, existe mucho desconocimiento sobre esta enfermedad e incluso, muchas mujeres no se realizan los controles correspondientes, o no de la manera indicada, así como tampoco el autoexamen mamario, o creen que un estudio reemplaza al otro. Conozcamos un poco más sobre esto.

Qué es el cáncer de mama y cifras actuales

Si bien ya se habló sobre la importancia de la difusión y el por qué del lazo rosa, antes de detallar por qué es necesario realizar los los chequeos y controles anuales, veamos una pequeña definición sobre esta enfermedad. Según el Ministerio de Salud de la Argentina, el cáncer de mama es una enfermedad por la multiplicación anormal de las células de la mama que forman un tumor maligno.

A su vez, esto puede producirse como consecuencia de diferentes factores de riesgo como ser mayor a 40 años, estilos de vida sedentarios, llevar una mala alimentación, ingerir alcohol, así como también una carga genética, aunque no siempre es así. De hecho, menos del 5% de todos los cánceres de mama están relacionados con factores genéticos que suelen ser muy determinantes.

Ahora bien, la importancia del acceso a la información sobre esta enfermedad, la difusión sobre la misma, las campañas a nivel mundial y el lazo rosa como distintivo de la misma tienen un por qué.

lazo rosa- cáncer de mama,.

Y es que, si bien cada vez más personas tiene conocimiento sobre esta enfermedad, según datos de la Organización Mundial de la Salud, dentro de los casos de cáncer, un 16% de estos corresponde al de mama, un caso cada 12 mujeres.

Incluso, según la Organización Panamericana de la Salud, el cáncer de mama es la segunda causa de muerte en mujeres de América: cada año hay 462.000 casos nuevos y alrededor de 100.000 muertes.

En el caso de las mujeres de América Latina y el Caribe existe un 27% de nuevos casos, un 16% de muertes, mientras que en Estados Unidos y Canadá un 24% y 14% respectivamente.

A esto se pueden sumar los datos del Ministerio de Salud de la Nación Argentina que detalla que el cáncer de mama es la primera causa de muerte por tumores en mujeres, provocando 5400 fallecimientos por año. Y estas tazas se dan en mayor nivel en mujeres de entre a partir de los 45 o 50 años, aunque un 1% de esta enfermedad también puede presentarse en hombres.

Controles y autoexamen mamario

Por las mismas razones expuestas anteriormente, es clave que todas las mujeres puedan tener acceso a la información sobre esta enfermedad, así como a los controles correspondientes.

Aunque el cáncer de mama es difícil de prevenir, la detección temprana del mismo es fundamental, ya que los tumores de menos de 1 centímetro tienen hasta el 90% de probabilidades de curación. Además, existe una serie de medidas que se pueden tomar que disminuyen los factores de riesgo y la probabilidad de aparición de la enfermedad.

Si bien cada caso es particular y cada persona deberá consultar con su médico para que juntos determinen la edad en la cual empezar o los controles pertinentes según la historia clínica, como se dijo anteriormente, el riesgo de contraer cáncer de mama aumenta en mujeres a partir de los 45-50 años, por lo que las mamografías anuales a partir de esa edad son claves.

Este estudio, a partir de la utilización de rayos X permite diagnosticar tempranamente el cáncer de mama y da un mayor margen a poder aplicar un tratamiento adecuado y hasta, en algunos casos, la cura.

Asimismo, las mujeres deben realizarse controles ginecológicos anuales que incluyen pap, ecografías mamarias y trasvaginales. Estos se recomiendan a partir de que la persona es activamente sexual dependiendo, una vez más, de cada caso en particular. Todos estos estudios son necesarios, uno no excluye al otro ya que con cada uno se determinan cosas particulares.

Además, existe el conocido autoexamen mamario que puede y debe realizarse mes a mes cada mujer, independientemente de los controles médicos, ya que con el tacto, cada una puede detectar irregularidades. Básicamente consiste en palpar con cada mano el seno contrario con las yemas de los dedos, alrededor y en los pezones, así como en las axilas.

Mientras se palpe se deberá tener en cuenta si se siente alguna protuberancia, grano, o bulto, así como mirarse a un espejo mientras y controlar que tanto tamaño como color sean los adecuados. En caso de alguna anomalía o duda consultar con un especialista.

El mismo debe realizarse entre 3 a 5 días desde el comienzo del ciclo menstrual, según información que proporciona la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, ya que las mamas no están tan sensibles o con protuberancias en ese tiempo del ciclo. En caso de estar en la menopausia, se debe realizar em la misma fecha, cada 30 días.

Sin embargo, en este punto es necesario aclarar una cuestión. Algunas personas creen que por realizar el autoexamen no es necesario acudir a un especialista para el cumplimiento del resto de los estudios. Esto, lógicamente, no es asi. El autoexamen no es excluyente del resto de los controles.

cancer-de-mama-lazo-rosa

Ahora ya conoces la importancia de difundir y hacer visible todo lo que tenga que ver con esta enfermedad, por qué existe el lazo rosa, a qué hace referencia y por qué es el símbolo internacional a la hora de hablar sobre este tipo de cáncer.

Que la mayor parte de la población tenga acceso a toda la información clara y exacta sobre esta enfermedad, los tipos de estudios necesarios, y las posibilidades de tratamiento colaboraría a la prevención de muertes por cáncer de mama que, diagnosticado a tiempo, en un gran porcentaje puede ser curado.

Asi que ya sabes, si todavía no te hiciste los controles correspondientes a este año, es tiempo que consultes con tu ginecólogo o médico de cabecera para que te indique los estudios correspondientes según tu edad e historia clínica.

También, en el mes de la lucha internacional contra el cáncer de mama, es un buen momento para que le consultes a tus familiares, amigas y conocidas si estaban al tanto de toda esta información, que es una enfermedad que, detectada a tiempo, puede ser curable, y que es importante que ellas también se hagan los controles correspondientes.

Ya conoces sobre la importancia de la comunicación sobre el cáncer de mama y el rol del lazo rosa. ¿Realizaste tus chequeos este año?

Fuente: OMS, Medline Plus y Ministerio de Salud de Argentina.