• UNA ESTUPENDA MUJER QUE DESAFIÓ LOS CÁNONES DE BELLEZA

Derrumbar los estereotipos de belleza poco realistas que, por décadas ha impuesto el mundo de la moda y la publicidad, es un desafío que aún queda por concretar. Es menester fomentar la conciencia de una imagen positiva del cuerpo dentro de la sociedad como impulso de cambio y progreso.

Durante un reportaje en la emisora de radio estadounidense Sirius XM confesó: "Nunca he sido reconocida en mi industria. (...) Siento que no soy nadie. Muchas cosas de las que hago terminan por gustarle a la gente más tarde. ¿Recordáis cuando salió María Antonieta? A nadie le gustó. Ahora a todos les encanta. ¿Con Muérete, bonita? Lo mismo. Ahora la adoran", exclamó con coraje.

Su testimonio dio vuelta al mundo: “Es injusto que se espere que una artista hable muy bien en público, que tenga la piel lo suficientemente gruesa como para soportar a veces críticas muy hirientes. Y, además, para poder hacer su trabajo, que sea muy sensible y tenga los sentimientos a flor de piel”, argumentó Kirsten en una entrevista con Town & Country.

Gentileza: Vanity Fair
  • ALCANZÓ LA FAMA PERO SE REBELÓ ANTE LAS EXIGENCIAS DEL IDEAL DE MUJER PERFECTA

La industria cinematográfica la seleccionó para ser Mary Jane Watson, la novia de Peter Parker pero lo que aún no sabía era lo que venía después. Uno de sus productores le solicitó que visitara a un odontólogo para que le enderezara los dientes y luciera una sonrisa perfecta.

Ante esta incómoda situación, Kristen juntó coraje y le respondió con actitud que jamás se lo haría y le explicó por qué. Sofía cree que son geniales. Los dejaré así" argumentó la actriz. Hay que mencionar que Sofía Coppola la dirigió en Vírgenes suicidas y ella fue quien la elogió por su belleza diciéndole: “Me encantan tus dientes, nunca te los arregles”.

  • LA INTÉRPRETE TUVO QUE PRIORIZAR SU SALUD MENTAL

Como consecuencia de los episodios vividos, Dunst tuvo que internarse voluntariamente en el Centro de Tratamiento Cirque Lodge de Utah. Tras una vida marcada por estereotipos y demandas sociales, debió reconocer sus propias debilidades y angustias que dejaron huellas en su vida.

En palabras de Kirsten Dunst: “Abracé mi historia, como nunca había hecho antes, porque estaba marcada por el dolor. Me encantaba actuar y era feliz trabajando de niña, pero mirando hacia atrás, mi felicidad siempre venía de complacer a otras personas. Venía de satisfacer al director, a mi mamá o a mi entrenador de actuación, no a complacerme a mí misma”.

De esta manera logró afrontar su lucha contra la depresión, visibilizar los problemas y presiones sociales que afrontan tantas mujeres triunfadoras y reconocidas.

¿Acaso “la perfección” esconde las angustias y heridas emocionales? ¡Compártenos tu opinión en los comentarios!