Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Tendencias

Un sobreviviente del holocausto nazi nos explica el secreto de la felicidad en un inspirador mensaje

Este hombre pasó por un sufrimiento indescriptible, pero ha hallado la manera de encontrar el verdadero camino a la felicidad.

Waleska Bustos

15/02/2019

Tendencias

Un sobreviviente del holocausto nazi nos explica el secreto de la felicidad en un inspirador mensaje

Este hombre pasó por un sufrimiento indescriptible, pero ha hallado la manera de encontrar el verdadero camino a la felicidad.

Waleska Bustos

El Holocausto nazi (en hebreo, Shoá, "la Catástrofe"), inciado en 1941, fue el mayor genocidio del siglo XX y quizás uno de los puntos más bajos de la historia reciente en términos de derechos humanos.

Se estima que unas 11 millones de personas fueron exterminadas sistemáticamente por diversos medios, todos igualmente espeluznantes, lo que incluye a judíos (el principal grupo étnico y social perseguido), homosexuales, oponentes políticos, personas con discapacidades, gitanos y prisioneros de guerra. La persecución tuvo lugar en todos los territorios ocupados por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial.

Muchos sobrevivientes de dicha tragedia han compartido sus aterradoras experiencias y han explicado cómo han logrado seguir adelante luego de vivir tal martirio. Eddie Jaku es uno de ellos, un sobreviviente de 98 años quien ahora reside en Australia.

[También podría interesarte: Test: lo primero que veas en esta imagen te dirá cuál es la mayor amenaza para tu felicidad]

Un medio australiano entrevistó a Jaku y publicó su entrevista el 26 de enero. La entrevista, por lo conmovedor del mensaje de este hombre que ha sufrido algo tan inhumano, se volvió virla rápidamente y produce lágrimas y aplausos en todo el mundo.

Lo primero que dejó claro fue No debes odiar (…) El odio es una enfermedad. Destruye primero a tu enemigo, pero a ti también. Jaku fue detenido en una noche de 1942, cuando salió de su trabajo en Bruselas y fue trasladado a Auschwitz, el campo de exterminio más infame de toda la maquianria genocida nazi.

Al día de hoy Jaku todavía lleva tatuado en el antebrazo su número de prisionero, recordatorio eterno de su sufrimeinto. Como muchos otros, Jaku perdió a sus padres en la cámara de gas, pero al día de hoy recuerda firmemente las palabras que le dijo su padre:

Sé que lo que das tiene su recompensa. Si no das nada, no recibes nada a cambio

[También podría interesarte: Nombres de niño y niña que significan 'felicidad', ¡son hermosos!]

campo concentracion holocausto nazi judio
Fuente: Shutterstock

Jaku deja claro que no oculta el trauma que vivió, además de asegurar que nunca perdonará ni olvidará a sus victimarios, y que nunca volverá a Alemania ni Polonia.

Lo que también dejó claro es que cree que es la persona más feliz del mundo: “Enseñaré a los niños cómo ser felices y hacer de este mundo un lugar mejor para todos”. Finalmente, Jaku asegura uno de los mayores secretos para vivir feliz es una buena esposa y amistades significativas.

¿Qué crees? ¿Estás de acuerdo con Jaku? ¿Cuál crees que es el secreto para la felicidad?

[También podría interesarte: 7 cosas que puedes hacer hoy mismo para estimular tus hormonas de la felicidad]

Fuente:

La Verdad


Otros

Salud

7 cosas que puedes hacer hoy mismo para estimular tus hormonas de la felicidad

Las hormonas de la felicidad son las que nos generan sensaciones placenteras y nos ayudan a sentir bienestar. Así puedes estimularlas.

Salud

¿Saboteas tu felicidad? ¡Es momento de ser feliz!

Vivimos pensando en la felicidad como ese estado ideal adonde no hay de qué preocuparse y todo está bien. Pero cuando algo en la vida nos alegra, estamos pasando por un buen momento o simplemente las cosas nos salen bien, desconfiamos. ¿Es real o es la antesala a algo peor? 

Entretenimiento

Estos son los 3 pilares de la felicidad que necesitas conocer

El camino a la felicidad se conoce desde hace miles de años, sólo que parece que lo evitamos a propósito

share