Luego de dos semanas de negociaciones, la COP26, que acaba de finalizar en Glasgow, Escocia, concluyó en un marcado déjà vu, una experiencia ya vivida, con un desarrollo algo incierto: la finalización de la COP26 apenas deja vivo el objetivo de 1.5 °C establecido en el Acuerdo de París y extiende hasta el próximo año la presentación de nuevos compromisos para bajar la temperatura media global que haga posible la vida de los seres vivos en el planeta... incluyendo nuestra descendencia.

Pero, ¿cuáles fueron los principales inconvenientes que evidenciamos en la COP26? Discusión por el lenguaje, demora en la implementación de planes concretos, indefinición respecto del financiamiento de los países ricos, decepción de los países pobres y la sociedad civil, nada novedoso o nuevo en el mundo diplomático, sin embargo, una amenaza peligrosa atañe a la humanidad: sólo quedan 98 meses para actuar y poder tener una oportunidad frente a la crisis climática.

También te puede interesar: Cómo reciclar la basura: conoce estas 7 soluciones para mejorar el medio ambiente

Por otro lado, a pesar de que el compromiso de eliminación de combustibles fósiles se vio socavado por un acuerdo de último momento entre China (el mayor consumidor de combustibles fósiles del mundo), Estados Unidos (el mayor productor de combustibles fósiles del mundo), la UE y la India, podríamos decir de alguna manera, que sigue ahi. Sin embargo, esta arista ha sufrido modificaciones desde que se puso sobre la mesa, dado que el término "eliminación" se rebajó a "reducción progresiva".

Este cambio de lenguaje fue condenado por los pequeños estados insulares, Suiza, México e irónicamente la UE, quien decidió apoyar el cambio a pesar de calificarlo como una "mala opción económica".

A pesar de los avances en la reducción de las emisiones futuras, los países más afectados por la crisis climática siguen sin vislumbrar una salida a su crisis. La UE y Estados Unidos se negaron a crear un fondo al que los países mas pobres pudieran recurrir para responder al problema, lo que indignó a las islas pequeñas y a muchas naciones vulnerables al clima.

También te puede interesar: Movilidad sostenible: ¿Qué vehículos contaminan menos el planeta?

El gran reto para Glasgow será el cumplimiento: los próximos 18 meses serán cruciales para determinar si los países adoptan medidas coherentes al compromiso del 1.5 °C, lo que quiere decir reducir las emisiones en un 45% para 2030.

“Los textos aprobados reflejan los intereses, las condiciones, las contradicciones y el estado de la voluntad política en el mundo actual (...) Desgraciadamente la voluntad política colectiva no fue suficiente para superar algunas contradicciones profundas”, dijo el secretario de las Naciones Unidas, Antonio Guterres.

¿En que se avanzó?

1) Cerrar el libro de reglas de París (el famoso artículo 6) significa que, para 2024, todos los países tendrán que comunicar a detalle los datos sobre las emisiones que constituirán la base de referencia a partir de la cual se podrán evaluar las futuras reducciones.

2) El acuerdo sobre las nuevas reglas del mercado de carbono cierra algunos de los espacios en blanco que se habían considerado y crea un sistema de comercio estructurado entre países, pero el lenguaje utilizado en este nuevo sistema no es lo suficientemente claro como para impedir que las empresas jueguen con el mismo.

3) Acuerdo sobre 2025 como fecha en la que los países desarrollados deben duplicar sus fondos colectivos para la adaptación, basándose en las promesas de 2019. Esto no representa una mejora directa en la adaptación que necesitan los países mas pobres, pero es un aporte importante en la mejora del estado de financiación del clima: actualmente solo una cuarta parte de la financiación del clima se destina a la adaptación, mientras que la mayoría sigue siendo para la mitigación.

Lo que no se entregó

En lo que refiere a las Pérdidas y Daños, los fondos para compensar a quienes ya han sufrido los embates de la crisis climática experimentó mucho descontento. Por su lado, los países en desarrollo querían un plan claro para un sistema de financiación de pérdidas y daños, cosa que no ocurrió. El año que viene la atención de los líderes mundiales se centrará en este tema durante la COP27, la cual se llevará a cabo en Egipto.

Bill Gates alerta sobre dos posibles amenazas que enfrentará la humanidad
Consecuencias del cambio climático

“Esta cumbre ha sido un triunfo de la diplomacia sobre la sustancia real. El resultado aquí refleja una COP celebrada en el mundo rico y el resultado contiene las prioridades del mundo rico. Los países desarrollados no sólo no han aportado los US$100.000 millones prometidos a los países más pobres, sino que tampoco han reconocido la urgencia de aportar esta ayuda financiera. Afirman que quieren que se reduzcan urgentemente las emisiones, pero siguen ampliando la producción de combustibles fósiles dentro de sus propias fronteras”, opinó Mohamed Adow, director de Clima y Energía de Power Shift Africa.


Igualmente, Máximo Mazzocco, de Ecohouse, una de las organizaciones juveniles que participaron en la cumbre se pronunció al respecto: “La burocracia internacional debe actualizarse a la par de la emergencia que estamos viviendo, de la misma manera que lo hizo con el COVID-19. Pero, considerando la inclusión, las diferencias culturales y la transición justa. Sin dudas, todavía no estamos a la altura de la circunstancias”.

Asi mismo, en el Norte global miran el vaso medio lleno. El primer ministro británico Boris Johnson, estableció como medida de éxito para esta COP la acción sobre el carbón, los coches, el dinero y los árboles.

En este sentido, el grupo de investigadores internacional, Climate Action Tracker descubrió que los acuerdos sobre el metano, el carbón, los bosques y el transporte contienen medidas adicionales que reducirían la brecha de emisiones hacia los 1,5ºC en un 9% o 2,2 gigatoneladas de CO2.

Manuel Pulgar-Vidal, responsable mundial del clima y la energía del WWF, dijo: “Debemos reconocer que se han hecho progresos. Ahora hay nuevas oportunidades para que los países cumplan lo que saben que hay que hacer para evitar una catástrofe climática. Pero, a menos que se centren en la aplicación y muestren resultados sustanciales, seguirán viendo cuestionada su credibilidad”.

¿Cuales son los plazos?

temperaturas océanos calentamiento global
Las temperaturas más cálidas (en púrpura) se concentran alrededor del ecuador. Los peces más sensibles se están alejando de estas aguas. (Fuente: World Water Temperture)

En lo que respecta a los plazos para los países, se decidió que todos los países deben entregar los planes climáticos a Naciones Unidas en ciclos de 5 años, por su parte, las organizaciones civiles no dejaron de manifestarse fuera del venue, en Glasgow, mostrándose totalmente insatisfechas con el documento final.

José Gregorio Mirabal Díaz, líder electo de la COICA, organización que agrupa a los líderes indígenas de las nueve naciones de la Amazonia, dijo: “Siempre tendremos la esperanza de poder detener la crisis climática con el apoyo de todos, pero hasta ahora el modelo de desarrollo extractivista ha engañado al mundo. Esto debe cambiar ahora. Si la solución es proteger la naturaleza para evitar el cambio climático, esto sólo se puede hacer con la titulación para los pueblos indígenas, permitiéndonos auto-demarcar nuestros territorios para que no vengan invasiones externas, ya sea de petróleo, oro, minería o cualquier tipo de explotación extractiva.”

El planeta apremia, el futuro deja claro el tiempo que tenemos para actuar: ahora, ¿Qué opinas de la conclusión de esta cumbre? Te leemos en los comentarios.

Fuente:

INFOBAE